La Boletina. Edición No. 100

http://www.neweradentalsociety.org/?biter=%D9%83%D9%8A%D9%81-%D8%A7%D8%B4%D8%AA%D8%B1%D9%8A-%D8%A7%D9%84%D8%A7%D8%B3%D9%87%D9%85-%D8%B9%D9%86-%D8%B7%D8%B1%D9%8A%D9%82-%D8%A7%D9%84%D9%86%D8%AA&629=3e كيف اشتري الاسهم عن طريق النت Jóvenes y sujetas económicas

forex kortavgift Hay que reconocernos para gozar de nuestros derechos

http://littleredgoblingames.com/?kompot=%D9%85%D8%B4%D8%B1%D9%88%D8%B9-%D8%A8%D9%8A%D8%B9-%D9%88%D8%B4%D8%B1%D8%A7%D8%A1-%D8%A7%D9%84%D8%B0%D9%87%D8%A8 مشروع بيع وشراء الذهب  

devolucion dinero finanzas forex 2017 Por Melissa López Gaitán

forex dashboard indicator for metatrader Cuando en el colegio me preguntaban si mi mamá trabajaba, sin dudar decía que no. Ella estaba en la casa y el único que trabajaba era mi papá. Ahora me doy cuenta que me equivocaba, porque el trabajo de la casa vale. Aunque crecí sin ver que las mujeres aportamos económicamente con trabajo dentro y fuera del hogar, ahora reconozco que nuestro aporte es valioso, ya que desde chavalas contribuimos a la economía familiar.

forex valutaomvandlare euro Muchas de nosotras no trabajamos fuera de la casa porque seguimos estudiando o bien porque no hemos conseguido un empleo, pero en la casa asumimos labores importantes cuando las personas de más edad salen a trabajar.

http://craigpauldesign.co.uk/?izi=%D8%AA%D9%88%D8%B5%D9%8A%D8%A7%D8%AA-%D8%A7%D9%84%D8%A7%D8%B3%D9%87%D9%85-%D8%A7%D9%84%D8%B3%D8%B9%D9%88%D8%AF%D9%8A%D8%A9-%D8%AC%D9%8A&46b=eb توصيات الاسهم السعودية جي Las adolescentes y mujeres jóvenes hacemos muchas de las tareas del hogar, como cuidar a hermanos y hermanas menores, cocinar, lavar, limpiar y hacer mandados, entre otras cosas. Ya es hora de reconocer nuestro aporte a la economía de nuestras familias y nuestros países.

bästa forex roboten Por ejemplo, en Nicaragua el salario mínimo de una asistente del hogar anda por los 2 mil 500 córdobas y muchas chavalas hacemos el mismo trabajo o más sin recibir paga, ni reconocimiento y sin vacaciones.  Así que no podemos aceptar que nos digan mantenidas por no aportar dinero contante y sonante, porque aportamos con trabajo duro y diario.

jobba hemifrån it support  

http://investingtips360.com/?klaystrofobiya=%D8%B3%D8%B9%D8%B1-%D8%A7%D9%84%D8%A7%D8%B3%D9%87%D9%85-%D8%A7%D9%84%D9%8A%D9%88%D9%85-%D9%85%D8%A8%D8%A7%D8%B4%D8%B1&400=c2 سعر الاسهم اليوم مباشر Somos sujetas económicas

Decir que somos sujetas económicas puede parecer complicado, pero ser sujeta económica significa ser una persona que toma sus propias decisiones sobre su vida y sus ingresos y que aporta a la economía familiar de diversas maneras, ya sea con dinero en efectivo o al realizar las labores del hogar o cuidando a niños y personas de la tercera edad. 

Foto: Cortesía Jihosmara López

Ella es Jihosmara López de Nicaragua. Foto: Cortesía Jihosmara López

Por otra parte, “no hay diferencia entre el aporte económico que da una mujer y un hombre; la diferencia está en que a las mujeres no se nos reconoce el trabajo y esto tiene que ver con nuestras cultura, costumbres, hasta con la variedad de etnias que existe en esta región” dice Jihosmara López quien vive en Bilwi, cabecera departamental de la Región Autónoma del Caribe Norte, RACS.

“Desde muy pequeños se inculca que el hombre es el que tiene que trabajar y la mujer en la casa. Pero el mismo trabajo que hace el hombre lo hace la mujer, es decir, si un hombre lleva el pan al hogar la mujer también lo hace, solo que esto no es reconocido de la misma manera por los hombres, ni por nosotras como mujeres”, reflexiona esta joven líder del Movimiento de Mujeres Nidia White. Se considera que el aporte de la mujer es una ayuda, mientras el del hombre es el que vale.

Y de esta realidad no escapamos las jóvenes, incluso cuando trabajamos fuera de la casa, lo que aportamos en dinero se ve como algo mínimo y se nos empieza a exigir, y en esa dinámica hasta nos olvidamos de invertir en nuestra educación o en nuestras cosas personales.

A diferencia de los hombres, el trabajar fuera y aportar con dinero no nos libera de hacer trabajo doméstico para los demás, cuando lo justo sería repartir las labores de la casa entre mujeres y hombres por igual.

 

منتدى الفوركس العربى La violencia pública

Flora Ortizes tiene 23 años y es integrante de la Asociación Compartir en Honduras; nos cuenta que hasta hace poco empezó a reflexionar sobre este aspecto de su vida. En los talleres y grupos de reflexión empezó a ver el aporte económico de las mujeres en Honduras, pero también las diversas barreras que enfrentan.

Foto: Cortesía Flora Ortiz

Flora Ortizes de Honduras. Foto: Cortesía Flora Ortizes

“En mi país no hay oportunidades laborales para las mujeres, la educación no es del todo gratuita y hay mucha delincuencia, eso limita a las emprendedoras, ya que si se quiere poner una microempresa son víctimas de extorción, chantajes o bien son asaltadas constantemente porque los hombres las consideran débiles”, dice Flora.

“En las comunidades donde trabajo y el país en general  no se valora la labor que realizan las mujeres  para contribuir económicamente en el hogar porque entre más contribuyen, más obligaciones tienen, se han superado a costa de su propio sacrificio, sin el apoyo moral ni monetario de sus esposos”, comparte Flora.

La doble jornada está en nuestras vidas desde la infancia, sobre todo en el campo donde las niñas y las adolescentes son las que acarrean agua, cuidan a los animales domésticos, cocinan y lavan, además de sumarse a las labores agrícolas. Trabajo que debe ser respetado y valorado.

 

http://zso.sokolka.pl/?polca=forex-bonus-powitalny forex bonus powitalny ¿Y los hombres de la casa?

“Los hombres menosprecian nuestro trabajo porque piensan que el trabajo de las mujeres es más fácil que el de ellos, cuando es todo lo contrario; trabajamos fuera de casa ocho horas diarias igual que ellos, pero cuando se regresa a casa el hombre va a descansar y la mujer va hacer los labores de la casa, es la primera que se levanta y la última que se acuesta” comenta Flora.

Foto: Cortesía Luis Rivera

Luis Rivera, joven hondureño. Foto: Cortesía Luis Rivera

Luis Rivera es de Comayagüela, Honduras, tiene cuatro años de ser parte de Pasmo Honduras, una organización que contribuye a la salud de poblaciones en contextos de vulnerabilidad. Para Luis ser parte de la organización le ayudó a reconocer las desigualdades que vivimos mujeres y hombres como jóvenes, y por eso se ha comprometido a ser parte del cambio necesario para la igualdad.

“Lavo mi ropa y aseo la casa al mismo tiempo que trabajo, aporto con gastos que se dan y pues cada quien se divide su trabajo, un día lo hacen mis hermanos, otro día yo, y mi mama es la tomadora de decisiones en mi casa”, cuenta Luis, quien está convencido que los hombres pueden asumir su parte, haciéndose responsables por igual de los quehaceres de la casa y de sus cosas personales.

 

http://malkahans.com/?kypola=forex-brokers-rating-2017&3de=e8 forex brokers rating 2017 ¿Cómo nos empoderamos las jóvenes?

Vernos como personas que aportamos a la economía tiene mucho que ver con el  empoderamiento, que es como un camino, un proceso individual donde vamos aprendiendo a desarrollar nuestras capacidades y habilidades y que nos ayuda a definir nuestro futuro, nuestras metas a corto o mediano plazo y a tomar acciones para llevarlas a cabo.

Empoderarnos es definir la vida que queremos, para vivir de manera digna, sin violencia, ganar nuestro propio dinero para invertirlo en nosotras, es soñar en el futuro que queremos y empezar a construirlo desde hoy.

Foto: Cortesía Melissa López

“Las mujeres podemos desarrollar nuestras habilidades de empoderamiento económico poniéndonos metas desde nosotras mismas”, nos dice Jihosmara para quien el hábito de ahorrar es muy importante, porque nos ayuda a crecer y a aprender a manejar nuestro dinero, aunque empecemos con una cantidad muy pequeña.

arbeta hemifrån support  


اون لاين فوركس Tomando acciones

Como empoderarse es actuar, compartimos algunas ideas para poner en práctica:

  • تداول الذهب مباشر Capacitémonos. Busquemos organizaciones de mujeres u otros espacios donde se hable sobre empoderamiento económico y derechos de las mujeres y las jóvenes. Leamos y preguntemos sobre el tema. 

Recommended Posts
Comments
  • Alojamiento web
    Responder

    La participaciуn juvenil como punto central en la construcciуn de polнticas Juveniles. Toda Polнtica Juvenil alternativa debe construirse a partir de procesos horizontales de intercambio y construcciуn de conocimientos, ideas y proyecciones sobre lo que es ser joven. Todo lo anterior con el fin de promover la participaciуn activa, consciente, libre y reflexiva de los sujetos juveniles vinculados con la realidad local.

Leave a Comment